Relato Corto III: La Gestión del Tempo en Narrativa Breve

Página oficial del escritor Alejandro Maldonado

Relato Corto III: La Gestión del Tempo en Narrativa Breve

Tras ver en la entrada anterior cómo gestionar los componentes de un relato corto, en esta entrada seguimos la misma línea presentando más recursos para hacer frente al tempo y cómo hacer una presentación efectiva del tema en este tipo de obras narrativas.

Sentimiento VS emoción

De cara al tratamiento del tempo, tenemos que tener en cuenta la diferencia entre sentimiento y emoción en el contexto narrativo:

  • Emoción: respuesta emocional del personaje ante un suceso, de carácter efímero.
  • Sentimiento: emoción que el personaje hace suya, de carácter duradero.

Como vemos, no deberemos atribuir el mismo espacio a una emoción que a un sentimiento, pues mientras la emoción puede dar intensidad al relato en determinado momento, o enriquecer un suceso, es el sentimiento el que es capaz de provocar cambios en el personaje y el que de verdad debe trascender en el texto. Es el sentimiento el que nos permitirá direccionar el vector director de nuestro texto hacia el tema.

Presentación del tema

El tema, por su parte, en el relato corto suele aparecer de manera súbita, como si durante toda la narración los diferentes elementos que han aparecido han ido encajando a modo de puzzle, y cuando llega el momento de presentar el tema todas las piezas restantes encuentran de golpe su sitio. El tema en el relato corto debe funcionar como el final de un plan íntegramente orquestado que lleva ejecutándose durante todo el texto, sin que el lector lo perciba. Es por eso que a veces se puede hacer uso de esa nebulosa dispersa de la que hablábamos en la entrada anterior no solo como el mar de elementos del que cogeremos los que nos interese y los haremos pesar asignándole un tempo diferente para direccionarnos hacia el propio tema, sino al revés, para causar distracción mientras el vector director sigue su curso por detrás, para generar ruido y permitirnos como escritores margen suficiente para causar sorpresa en el lector.

Del mismo modo, hay más recursos que pueden ayudarnos a modular el desarrollo de la trama y gestionar la tensión dramática a lo largo de un texto, los cuales cubriremos en la siguiente entrada de cómo escribir en el blog de Novedades. ¡Hasta la próxima!

Tags: , ,

Deja una respuesta